13 jul. 2015

Darle caña a Saldaña


Me interesan mucho los avances en materia de administración local. Y estoy suscrito a las novedades de varios gobiernos, entre ellos el de los Estados Unidos. Me llega un mensaje: "Es posible que existan reembolsos que nunca reclamó o pensiones que se olvidó de cobrar. No es tarde para visitar los sitios web de cada agencia o institución y hacer su reclamación. Recuerde que los funcionarios del Gobierno no se comunican con las personas para anunciarles que tienen dinero o bienes sin reclamar". Me imagino que los miles de receptores, como yo, de esa información, se habrán puesto manos a la obra. Que te devuelvan dinero desde la administración es una suerte de orgasmo político que hemos de celebrar. La sonrisa de idiota que se te queda es de antología. 

Una de ellas afecta a la empresa que gestiona el agua en Jerez, Aqualia, que cobra 64,4 euros de vellón a cada infeliz que, por impago (las razones pueden ser diversas), es objeto de un corte de suministro. Es decir, imaginen a un pobre ciudadano (en el amplio sentido) a quien le han cortado el agua por impago de 89 euros, por ejemplo. El hombre, pensionista, reúne a duras penas el dinero y va a Aqualia, hace cola y se acerca, con los billetes y monedas en la mano a pagar su factura y pedir que le restablezcan el suministro. Pues bien ya sabe que ha de añadir 64,4 euros para que el trabajador de turno abra la llave de paso en un plazo prudencial. ¿Estaba eso en el pliego? ¿Es cierto que cuando no habían vendido el agua, la joya de la corona de las empresas municipales, Ajemsa, de lo poquito que generaba ingresos, daban tres días para pagar sin recargo? 

Fuera de Jerez (hay vida, lo juro) el flamante alcalde de Cádiz, José María González (le conocen como Kichi, pero me prefiero llamarlo por su nombre y primer apellido, con elegancia) se ha dado de bruces con algo que, increíblemente, no había percibido: no tiene mayoría para gobernar, depende de la oposición. Aunque ha estado rápido de reflejos, la transparencia en el resto de las formaciones políticas ha estado a la altura requerida y nos hemos puesto al día rápidamente. Ignacio Romaní, edil del PP, le arreó donde más le duele. Y es que el regidor ha optado por cobrar como portavoz en la Diputación Provincial de Cádiz. Todo un seguro económico por cuatro años por si el invento de gobernar la capital se le va a hacer puñetas, por unos o por otros. De aquí a las municipales González debería bajar los humos, ponerse a gobernar y dejarse de gaitas, sin ningunear al PSOE.

Vaya por delante que cada vez que me encuentro con Raúl Ruiz Berdejo (IU) y Santiago Sánchez (Ganemos Jerez) siempre les digo que me gustan el toreo el ruedo, no desde la barrera, que deberían mojarse y gobernar, que estoy seguro que el tripartito funcionaría. Pero nada, igual tras las elecciones generales. Mientras, la actual alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez -blanco de los ataques de Saldaña- no lo está haciendo mal. Sepan ustedes que ahora está interesada en dar un vuelco a la ciudad, pero que si quisiera 'darle caña a Saldaña' (lo que los suyos le reclaman a diario) lo tendría fácil porque hay temas que ya les queman en las manos a sus ediles. De todo tipo. Nadie acusa a nadie, pero Mamen tiene ya 'artillería' (hay funcionarios valiosos) para responder a las andanadas que recibe con otras...

No hay comentarios: