3 ago. 2015

Muchos no llegan, se hunden sus sueños...


(Leer escuchando el vídeo de Chambao)

En los quince últimos años más de 30.000 personas han perdido la vida tratando de llegar a Europa. Leo en TheMigrants Files, un proyecto de datos en el que participan periodistas y medios europeos (entre ellos el español El Confidencial) que en esos mismos quince años las mafias de la inmigración pueden haber ganado 17.500 millones de euros, mientras que los procedimientos de expulsión y repatriación han supuesto 11.300 millones para los países europeos, cuyo control de fronteras ha salido por unos 1.600 millones más. Sumen y verán que el problema es grande, muy grande. El año pasado más de 600.000 personas buscaron refugio en Europa. Os recomiendo la web citada (en inglés) y leer el resumen informativo que hicieron en junio en ElConfidencial.

Ahora comprenderán en Europa lo que nos está pasando en Ceuta y Melilla. Curiosamente los primeros ministros Cameron y Hollande quieren arreglar con vallas, policías y perros adiestrados la situación en Calais y en particular en la terminal de Coquelles, donde cada noche numerosos inmigrantes intentan entrar acceder al Eurotunnel que une Francia e Inglaterra por debajo del canal de La Mancha. Todo esto incide en las cotas de popularidad de ambos líderes políticos y se equivocan si creen que la crisis les perjudica, todo lo contrario.

Las generales, Martínez & Sanz
Dice mi amigo y ex director de Onda Cero Andalucía, Pepe Fernández, que el presidente regional del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla, podría estar barajando una lista de seniors (eso es clarividencia política) para asegurarse las elecciones generales. Y que la ex alcaldesa y diputada Teófila Martínez podría ser la número 1 al Congreso por Cádiz.

No lo tengo yo tan claro, porque creo que la tremenda ambición del actual delegado del Gobierno en Andalucía –que aún sigue siendo presidente provincial del PP- el jerezano Antonio Sanz Cabello, le lleva, en mi opinión, a tener entre sus objetivos el “subir” a Madrid y gobernar con Rajoy (si gana, claro) o medrar en el Grupo Parlamentario Popular (GPP). Pero ni Sanz ni Martínez se ajustan al modelo de político que impulsa el PP en todo los foros, sobre todo mediáticos. Yo les veo ya en el Senado.

Me sorprende mucho –a la oposición parece que el tema se le olvida- que nadie haya responsabilizado a nadie en el PP de Cádiz de la debacle que han sufrido. No cuela lo de ser víctima de los pactos de las hordas rojas y radicales o que la culpa la tiene el PSOE. No sé en qué piensa Antonio Sanz pero hoy, al buscar referencias suyas me he dado cuenta que su presencia en los medios es brutal, compite con su presidente Moreno Bonilla, se excede de su plano institucional, está a medio camino entre el papel de un ministro de ultramar y el de verdadero referente del PP en la comunidad autónoma andaluza. Su enorme capacidad de trabajo y de acumulación de información y poder acojona a más de uno y una. Sanz manda.

En esa carrera por las candidaturas gaditanas veo perfectamente a María José García Pelayo aunque por otro lado en los pasillos de Las Cortes se cuenta que ella espera volver a la alcaldía y demostrar que es capaz de gobernar para el nuevo tiempo político cuando la socialista Mamen Sánchez fracase.
Vamos, que no se comerá los polvorones como alcaldesa de Jerez.

Pero ir en las listas al Senado o al Congreso le garantizaría a Pelayo que si fuera imputada (lo que está por ver) en el caso Gürtel, su caso sería visto, previo suplicatorio, en el Tribunal Supremo. Ella afirma estar muy tranquila ante el caso y hay algunas voces autorizadas con las que he hablado estos días que también le quitan hierro al asunto. Mamen Sánchez no repetirá como candidata al Congreso, lo que abre la posibilidad de que ‘alguien de Jerez’ pueda ocupar lo que se conoce como “puestos de salida”. Hay varios nombres, algunos de mujer.

El Archivo Ducal
Por cierto que me solidarizo con las asociaciones y colectivos que integran la Plataforma Ciudadana de apoyo a la Fundación Medina Sidonia en Sanlúcar de Barrameda y su presidenta Liliane Dahlmann, quienes se reunieron el pasado día 31 de julio con el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu.

Según se informó desde la oficina, “su intervención, con independencia de las cuestiones concernientes a la titularidad de los bienes del patrimonio ducal y de los derechos sucesorios que se dilucidan en el ámbito de los tribunales sobre las que no tiene competencia para actuar”, se ajusta a los aspectos relacionados con “la defensa de los derechos de la ciudadanía al disfrute de los bienes patrimoniales de Andalucía, de acuerdo al Estatuto de Autonomía”. Lo cual dice mucho de Jesús Maeztu. Le tenemos en la batalla.

A partir del 30 de septiembre en los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción comenzarán las sesiones del juicio interpuesto por los hermanos Leoncio, Pilar y Gabriel González de Gregorio contra la Fundación Casa de Medina Sidonia y el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda en reclamación de la herencia de su madre la Duquesa Doña Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura.

Hay mucha preocupación en Sanlúcar por los perjuicios que ocasionaría la división de estos bienes y su deslocalización con el bien inmueble en el que se ubican, “que conforman una unidad indisoluble puesta al servicio de la ciudadanía y el conjunto de la sociedad, especialmente para la ciudad de Sanlúcar de Barrameda”.

El Defensor del Pueblo Andaluz trasladará a las Administraciones públicas participantes, al Parlamento de Andalucía y, en especial, a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, las peticiones de la ciudadanía y de la Fundación Casa Medina Sidonia que permitan la continuidad en el disfrute y promoción de este bien cultural.

Siempre tuve un gran cariño hacia la Duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, por muchas razones pero entre otras por su rebeldía intelectual. Espero que Rosa Aguilar, la nueva consejera de Cultura, tenga la sensibilidad precisa en este caso. Conociéndola, estoy seguro de ello. Sin duda.

(Artículo también publicado en La Voz del Sur)

No hay comentarios: