17 ago. 2015

El cutrerío dañino de las barbacoas del Carranza

El debate está abierto en Cádiz ¿se prohíben las barbacoas por 
el daño medioambiental? Foto Ayto Cádiz
Es una aberración, algo inconcebible que ni Teófila Martínez ni José María González –anterior alcaldesa y actual alcalde de Cádiz- se han atrevido a prohibir. Las barbacoas posteriores a la celebración del Trofeo Carranza (este año un desastre en asistencia de espectadores) son un gravísimo atentado medioambiental contra una de las playas urbanas más hermosas de Europa, amén de uno de los principales atractivos turísticos de la capital gaditana.

Un espectáculo cutre y nada edificante al que asistieron alrededor de 30.000 personas en la noche del 15 de agosto, que dejaron en contenedores y en la arena 21.640 kilos de basura, una cantidad muy similar a las de años anteriores. ¿Ustedes creen que aunque contaran con 210 operarios (10 más que el año pasado) y suficiente maquinaria la playa ha quedado totalmente limpia y con garantías higiénico sanitarias? ¿Y lo que se ha llevado el mar?

Es como si en el Parque González Hontoria de Jerez, patrimonio infrautilizado (eso es otro cantar), dejáramos a la peña organizar un macro botellón con fogatas. Las barbacoas del Carranza hacen daño al medio ambiente, digan lo que digan, aunque los ecologistas hayan hecho un doble ejercicio este año, de tragar y rajar. Les he escuchado hasta compartiendo cuñas de radio llamando a un comportamiento responsable de los asistentes a las barbacoas.

¿Podemos o no podemos?
La sempiterna luchadora ecologista Lola Yllescas ha dicho algunas cosas muy coherentes, pero ahora sería necesario un informe a fondo, multidisciplinar y tener los reaños de prohibirlas. ¿Sabrá el profesor José María González, Kichi, alcalde de Cádiz, cómo se conjuga y ejecuta ese verbo? ¿O los de Podemos no son capaces de prohibir nada porque eso no va con ellos? ¿El interés general, el de la naturaleza, está por encima del populismo barato? Sed valientes.

Su concejal de Medio Ambiente, Manuel González Bauza, realizará hoy lunes, en una rueda de prensa, un balance más amplio y una valoración. Espero que algún compañer@ le pregunte si estaría a favor de prohibir las barbacoas el año que viene. ¿Podemos o no podemos? Ya les adelanto que su respuesta o será negativa o lo suficientemente ambigua como para que nos quedemos con la cara de idiotas. Eso sí, los hipermercados han hecho su agosto, sin duda.

Conciertos en Andalucía
Me interesa conocer por qué una norma extremadamente restrictiva de la Junta de Andalucía impide la realización de conciertos de pequeño formato en toda la comunidad autónoma. Leo en Change.org, que según el decreto 78/2002 nomenclator, “sólo se pueden realizar conciertos en salas de fiesta, desperdiciando otros espacios como pueden ser pubs o incluso puntualmente tiendas de discos. Pensamos que si un local está suficientemente insonorizado para una cierta actividad (por ejemplo un acústico) y aloja un concierto en un horario que no moleste a nadie, debería poder realizarlo”, dice Salvador Maine desde Granada, en una petición a la Junta para que permita la realización de conciertos en bares y otros locales, que ya han firmado 34.481 personas por lo que les faltan 159 para alcanzar las 35.000. Seguro que Rosa Aguilar, la nueva consejera de Cultura, es sensible ante esta petición, que apoyo sin duda.

“Este tipo de conciertos es vital para sostener un tejido cultural musical, pues las bandas necesitan sitios pequeños para empezar a ser conocidos. Realizarlos tiene muchas ventajas: los clientes pueden conocer a nuevos artistas; los seguidores de éstos, nuevos locales, y además se generan actividades que pueden sacar de las calles a los asistentes a los botellones, permitiéndoles hacer algo más interesante que beber alcohol a la intemperie”, dice Salvador Maine, promotor de la iniciativa en la web. Podéis firmar en la propia web.





#POTUSplaylist
Este pasado fin de semana, la CasaBlanca (la misma) se ha unido como millones hemos hecho ya, a la webmusical Spotify, dando a conocer las dos listas (mañana y tarde) que escucha el presidente número 44 de los Estados Unidos (@POTUS). La sorpresa es que en el puesto 7 de la lista matinal aparece una artista española, La Mala Rodríguez, con una canción “Tengo un trato”, además de otros grupos y solistas (el listado lo tienes incrustado en este comentario).

A Obama le gusta el rock, jazz, folk, hip-hop, rap, pop o r&b. Conociéndolo te puedes imaginar a Barack y Michelle marcándose un bailecito en los salones presidenciales, nada extraño porque es capaz de cantar un blues con el tristemente desaparecido BB King.  He incrustado una de las listas en este comentario, gracias al blog del presidente.

Obama discute con su asesor digital en la Casa Blanca sobre sus listas musicale. Foto WH Pete Souza
En los últimos años Obama ha invitado a una larga serie de artistas a dar mini conciertos en la Casa Blanca alos que puedes acceder desde aquí. Buscad un vídeo que se titula Buddy Guy & Ensemble: "Sweet Home Chicago", y verás al presidente cantar blues. Joder, lo que daría por haber ido esa noche a la Casa Blanca (fijaros en el puñado de tocaores de guitarra eléctrica que acompañan en escenario al rey del blues).

No podemos insertarlo, ni de coña, porque al intentar hacerlo en Youtube aparece un mensaje que dice: “Este vídeo está oculto. Respeta la decisión del propietario: piénsatelo dos veces antes de compartirlo”. Joder, da canguelo ¿no? Serán derechos de autor. Pero tú puedes verlo hasta que te canses. Aunque lo mejor es que escuches sus dos playlist, te darán pistas sobre un personaje que ya ha hecho historia en el mundo con grandes decisiones. De todo tipo.


No hay comentarios: