22 mar. 2017

La 'guerra' del queso en la Sierra de Cádiz


Es algo que se veía venir y que alguien debería encauzar ya. Y me refiero a la Junta de Andalucía. La batalla abierta entre los queseros serranos es muy perjudicial para su imagen exterior, la reputación de un sector en auge, año tras año, premio tras premio. 
El hecho es que los miembros de la Asociación de Productores de Quesos de la Sierra de Cádiz (QUESICA) han decidido no participar en la IX Feria del Queso que va a celebrarse en Villaluenga del 2 al 3 de abril, pero sí estarán presentes en la Expo Sierra de Villamartín, que tendrá lugar del 6 al 9 de abril. 
"Esta trascendental decisión se toma contra la actitud que están poniendo en práctica representantes del evento de Villaluenga, que afecta directamente contra los intereses generales del gremio del queso de la Sierra de Cádiz". 
En estos días he entrevistado a fondo para 8Cádiz TV al alcalde de Villaluenga, el socialista Alfonso Moscoso y al presidente de la Asociación de Productores de Quesos de la Sierra de Cádiz, Ramón Gago. Y creía que nada iba a pasar, pero el choque de trenes ha sido hoy. Hay enfados en todas las partes. Y la polémica no pinta nada bien.
El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Cádiz, José Manuel Miranda, clausurará mañana el I Encuentro de Jóvenes: ‘Un campo sin fronteras’, organizado por Asaja Cádiz en Jerez. Atenderá a los medios a las 13.00 horas. Y es muy posible que se pronuncie al respecto porque conoce el sector quesero perfectamente.

Comunicado:
"La Asociación de Productores de Quesos de la Sierra de Cádiz, en la que se integran unas 15 empresas de la comarca, lleva muchos años trabajando para impulsar este gran sector productivo y avanzando con la ayuda de instituciones andaluzas para la consecución inminente de la Denominación de Origen Protegida (DOP). Pero, en contra del beneficio y objetivos del colectivo, representantes del gremio de Villaluenga han realizado unas recientes declaraciones en televisión que intentan torpedear la labor integradora de nuestro sector, al anunciar que pretenden crear por su cuenta una Indicación Geográfica Protegida (IGP). Una actitud que los Productores consideran despectiva, pues parecen actuar a espaldas de la Asociación de Queseros de la Sierra de Cádiz, que han tenido que conocer esas intenciones por la Prensa.

Después de 14 años trabajando juntos para conseguir la Denominación de Origen Protegida, que cuenta con el aval y compromiso de la Junta de Andalucía, estos representantes de la Feria de Villaluenga anuncian un desplante con el fin de realzar “sólo sus quesos” en detrimento del resto de queseros de la Sierra de Cádiz. Algo similar a una pretensión de “monopolio”, intentando aprovecharse del trabajo realizado durante años, con el fin de quedar ellos solos como únicos referentes. Es más, las máximas garantías para el sector del Queso las ofrece la Denominación de Origen Protegida (DOP), con mayores beneficios que la IGP. 

Esta actitud afectaría negativamente en la economía de este sector tan influyente en nuestra provincia y con tanta proyección como tiene. Es como pretender la guinda del pastel y beneficiar a una mínima parte, en detrimento de la mayoría. Ante esta postura, la Asociación de Productores de Quesos de la Sierra de Cádiz se siente menospreciada, por lo que no asistirá a esta próxima Feria del Queso en Villaluenga, feria que se creó con el compromiso itinerante entre todos los pueblos que componen la Sierra de Cádiz y que ellos pretenden hacer sólo suya, En cambio, la Asociación de Queseros sí estará presente en la Expo Sierra de Villamartín, que tendrá lugar del 6 al 9 de abril. 

Ni que decir tiene que esta situación no nos es agradable pues va en detrimento del sector quesero de la Sierra de Cádiz en general. Además, esa IGP que pretenden desde Villaluenga, solo beneficia a fabricantes muy concretos, sin tener en cuenta a los ganaderos y el resto de empresas vinculadas al sector lácteo. En cambio, la Denominación de Origen Protegida (DOP) que propugna la Asociación van unidos los productores de quesos junto a los ganaderos de la demarcación geográfica protegida.

En la comarca de la Sierra se concentran el 70% de las queserías artesanales de Cádiz. Este sector de quesos artesanales lo componen más de una decena de industrias transformadoras, con una producción que ronda 500.000 kilos al año de queso, principalmente quesos de cabra, pero también de oveja y mezcla de los anteriores. 

La producción de estos quesos artesanales se incluye en la comarca histórica de la Sierra de Cádiz, constituida por los términos municipales de: Alcalá de los Gazules, Alcalá del Valle, Algar, Algodonales, Arcos de la Frontera, Benahocaz, Bornos, El Bosque, El Gastor, Espera, Grazalema, Jerez de la Frontera (hasta el margen izquierdo del río Guadalete), Jimena de la Frontera, Olvera, Paterna de la Rivera, Prado del Rey, Puerto Serrano, San José del Valle, Setenil de las Bodegas, Torrealhaquime, Torrecera, Ubrique, Villamartín, Villaluenga del Rosario y Zahara de la Sierra. 

Se trata pues de un sector con gran peso específico en la actividad laboral de la comarca, ha logrado su dinamismo y reconversión productiva, ofreciendo un aumento exponencial y constante en el número de trabajadores empleados, superando actualmente el centenar y muy por encima los empleos indirectos. Su prestigio internacional es reconocido año tras año y colabora en gran medida al desarrollo y promoción turística de la Sierra de Cádiz.

La Asociación de Productores de Quesos de la Sierra de Cádiz viene trabajando desde 2014 en la consecución de esta Denominación de Origen Protegida para los Quesos de la Sierra de Cádiz, aunque ya desde el año 2003 comenzaron a dar pasos. Esta misma Asociación, en la que se integran unos 15 productores, refuerza también su defensa decidida por la Raza Autóctona de cabra Payoya y Merina de Grazalema, que gozan de su avalada certificación, a la vez que incrementan las acciones para la unión inequívoca del colectivo de queseros y sector lácteo, junto con el apoyo decidido de las administraciones provinciales y autonómicas. 

El camino ya está trazado y con visos de efectos inminentes, tras la reunión mantenida el 7 de marzo en Sevilla entre miembros de la Asociación de Productores de Quesos de la Sierra de Cádiz, con representantes institucionales y técnicos de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía, que garantizaron su total implicación en avanzar para que en poco tiempo, incluso este mismo año, esa Denominación de Origen sea una realidad con efectos beneficiosos".

Esta Denominación de Origen Protegida (DOP) para los Quesos Sierra de Cádiz permitiría un gran impulso al sector, consolidación, estabilidad económica, laboral y turística de la Sierra de Cádiz. La Denominación de Origen Protegida (DOP) identifica productos alimenticios originarios de un lugar determinado, una región o excepcionalmente un país. 

La legislación permite que algunos nombres se asimilen a las DOP aún cuando las materias primas, ya sean animales vivos, carne o leche que se utilicen para elaborar ese producto procedan de una zona geográfica más amplia que la zona definida o incluso de una zona distinta de ésta siempre que cumplan ciertas condiciones. La calidad o características de ese producto se deben fundamental o exclusivamente al medio geográfico particular, con todos aquellos factores naturales y humanos inherentes a él. 

Y además ese producto debe de ser elaborado en todas las fases de su producción, en dicha zona geográfica definida. Algo que esta Denominación de Origen Protegida de la Asociación de Productores de Quesos de la Sierra de Cádiz va a fortalecer y reforzar en todos los sentidos, con la máxima eficacia. Por contra, en los productos de la Indicación Geográfica Protegida (IGP), como la que anuncian".

www.quesosierradecadiz.com

No hay comentarios: